Archivo de la etiqueta: semillas

Uso del ajenuz

Qué es el ajenuz


El ajenuz (Nigella sativa) es una planta muy popular en ciertas regiones de Asia. En España y en otros países occidentales, sin embargo, es casi desconocida. Descubre todas las posibilidades de uso del ajenuz y cultívalo en tu propio jardín.


Comencemos por el principio: ¿qué es el ajenuz? Se trata de una planta anual de color verde grisáceo que pertenece a la familia de las ranunculáceas y que puede alcanzar una altura de unos 40 centímetros. Sus flores son azules y hermafroditas.


Las semillas del ajenuz se utilizan en diversas recetas de la gastronomía árabe e hindú. Pueden usarse como condimento en guisos y carnes, en reemplazo de la pimienta. También es frecuente que sirvan como aderezo para ensaladas y que se usen sobre la superficie de los panes, como el sésamo.


Otro modo de uso del ajenuz es como infusión. Una cucharada de semillas trituradas en 250 centímetros cúbicos de agua hirviendo permite preparar, previo reposo de 15 minutos, un té que sirve para tratar trastornos gástricos.


Ajenuz en la gastronomía


Las propiedades medicinales del ajenuz son reconocidas desde la antigüedad. Dicen que el aceite de esta planta fue hallado en la tumba de Tuntakamón y que Cleopatra lo utilizaba para cuidar su salud.


Los cultores de la medicina naturalista aseguran que el ajenuz contribuye en el tratamiento de las alergias, el catarro, el colesterol, la hipertensión, la hipotensión, los dolores reumáticos, las afecciones dermatológicas, los cólicos y las cefaleas. La planta permite reforzar el sistema inmunitario y ayuda a la secreción biliar.


Si te ha interesado algún uso del ajenuz, tal vez puedas sumar esta especie a la huerta de tu jardín.


Vía | floresyjardin.es

Tratamiento de semillas

Las semillas son el sistema natural de reproducción de las plantas fanerógamas y su fin es la germinación. Para ello, la semilla debe encontrarse en presencia de factores como una temperatura adecuada, humedad y un medio ambiente gaseoso para su respiración. Si a ello sumamos un adecuado tratamiento de semillas, el éxito está garantizado.


Tratamiento de semillas


Cuando hablamos de tratamiento de semillas, nos referimos a la utilización de un o varios métodos de protección de cultivos amigables con el ambiente. Con ellos se pueden controlar problemas fitosanitarios (plagas y enfermedades) durante todo el proceso de germinación.


El tratamiento de semillas consiste en aplicar un ingrediente con cierta materia prima activa directamente sobre la semilla. Este producto forma una barrera protectora alrededor de ella que tras la siembra, una vez que haya emergido la raíz, la planta pueda absorber el producto y con ello se incremente la protección hasta sus hojas superiores.


El tratamiento de semillas se realiza con maquinaria especializada bajo condiciones cerradas y en ambientes controlados, evitando así posibles riesgos de deriva o contaminación de áreas no agrícolas circundantes.


Entre los distintos métodos de tratamientos de semillas se encuentran:


El impregnado.- normalmente aplicado el producto sobre las semillas de cereales, arroz, trigo… de forma convencional mediante maquinas mezcladoras simples.


Con cubierta envolvente (también llamado método de incrustación).- mediante la aplicación de una capa uniforme que no cambia significativamente la forma y peso de la semilla. Se suele aplicar en semillas hortícolas y se incorporan materias activas de insecticidas y fungicidas.


El peletizado.- aplicando en las semillas una capa que las cubre completamente modificando tanto su forma como peso, logrando así mejorar su manejo. Esta técnica va dirigida a corregir las formas de semillas irregulares como la remolacha para que puedan ser empleadas en sembradoras de precisión (mecanización).


El peletizado y la cubierta.- en el que se combina dos de los métodos antes descritos. La semilla primero se peletiza y seguidamente se le aplica una cubierta con otro producto.


La envoltura multicapa.- es el método más sofisticado y consiste en realizar aplicaciones sucesivas con varios productos hasta conseguir varias cubiertas con objetivos concretos. Por su coste sólo se viene a utilizar como tratamiento de semillas hortícolas de alto rendimiento.Related Posts with Thumbnails


Vía | floresyplantas.net

Recolectar semillas


Recolección de Semillas.
Juntando y guardando para plantar.


Entre noviembre y abril, las floraciones proliferan y por consiguiente se pueden recolectar semillas para conseguir nuevas plantas, lo que depara sin duda una experiencia muy gratificante para cualquier jardinero de alma. Este trabajo en el calendario de verano es más intenso. Es cuando la mayor parte de las plantas producen semillas, las que habrá que recolectar, secar y guardar. Hay anuales, bianuales, herbáceas en grandes cantidades, que serán interesantes. Además de ser una manera de ahorrar, nos aseguramos de obtener las plantas que queremos.


Las plantas se dividen dos categorías: aquellas que llevan su semilla dentro de pulpa carnosa como los tomates y melones, y aquellas que las semillas se producen en vainas y cápsulas o cabezas florales. La mayoría de las flores de jardín producen semillas de esta última manera. Algunas plantas expulsan sus semillas al aire cuando están maduras. Éstas tienen mecanismos que estallan arrojando lejos la semilla. En ese caso, es inteligente colocar una bolsa de papel, tela o tul sobre la flor o vaina para atraparla madura. Otra manera es colocar una lona o un plástico bajo la planta, para recogerla cuando haya caído sin mezclarse en la tierra o el césped. A medida que uno trabaje con las plantas y las vaya conociendo, irá aprendiendo cuando la semilla está pronta para ser recolectada.


Vía | casa-jardin.net

Semillas de plantas


Lo primero es tener claro qué es lo que se va a recolectar, pues el reino vegetal tiene muy disímiles formas de semillar, pues depende la vida útil de las semillas, su capacidad de germinación, los procesos de estratificación y escarificación que necesitan, etc.; pero que si bien en la recolección no son tan importantes, es bueno no desgastarse guardando semillas que no servirán o que no redundarán en los resultados esperados. También otro factor importante es que muchas flores que nosotros compramos en viveros son producto de híbridos que no producirán semillas de la calidad de la planta madre. Estas plantas se reproducen por estacas o por sistemas de polinización y manipulación genética que no está al alcance de un jardinero común. Las plantas deben ser sanas, o sea que presenten un correcto desarrollo foliar y las flores que sean de un tamaño estándar con respecto a su floración. No debe estar afectada por ninguna peste, enfermedad o plaga, sobre todo la rama de donde extraigamos la semilla. Cuidando este punto evitaremos que se alojen dentro y fuera de la semilla gérmenes y hongos.


Vía | casa-jardin.net

Vida útil de las semillas


Sobre la vida útil de las semillas, encontramos varias categorías:



1 – SEMILLAS DE VIDA CORTA (1 año o menos) Ejemplo: álamo, sauce, arce, olmo, nogal, castaño, avellano, encina.



2 – SEMILLAS DE VIDA MEDIA (2 a 14 años) Son la mayoría de las especies. Se debe tener precaución de conservarlas a bajas temperaturas y bajos niveles de humedad.



3 – SEMILLAS DE VIDA LARCA (más de 15 años). Comprenden las semillas con cubiertas impermeables, como las de: acacia, tilo, albizzia, eleagnus, cassia, robinia, etc.



Hay semillas que pese a haber sido conservadas en condiciones óptimas, a la hora de ponerlas a germinar, no responden. Esto se explica por el fenómeno de latencia o letargo de las semillas, en el cual las semillas no pueden germinar hasta algún tiempo después de haber sido liberadas del fruto.


Vía | casa-jardin.net

Nueva forma de sembrar semillas


Esta es una nueva forma de sembrar semillas y desde luego, aunque no sea una forma muy normal, sí que es original porque tienes dos formas de hacerlo: mediante papel con semillas en forma de cómic o mediante discos de vinilo de 45rpm (revoluciones por minuto).


Estas dos formas son capaces de hacer germinar diferentes plantas como albahaca, orégano, tomillo, cebolleta, perejil, amapola de California, etc. Lo único que tienes que hacer es colocarlo sobre la tierra y cubrirlo con una fina capa de tierra. Después sólo hay que regar y esperar.


Los discos de vinilo se pueden elegir entre dos, Wild Herbs y Petal power y son indicados para las macetas con un diámetro de 18 cm por lo menos.


Por su parte, el papel con semillas en forma de cómic, del que puedes elegir entre The Gardener y April Showers, es rectangular y tiene ilustraciones y viñetas que te ayudarán a ver cómo se planta y germina todo.


Vía: Curiosite

Cómo plantar semillas en primavera

Cómo plantar semillas en primavera. No es difícil y no necesitas ser un experto para darte el gusto de cultivar todas las plantas que sueñas para tu jardín, a partir de semillas cultivadas por ti mismo.

Al final de este post, vamos a compartir un vídeo con amplias explicaciones acerca de cómo plantar, cómo preparar la tierra y en el que se responden las preguntas más frecuentes especialmente de quienes son principiantes en estas maniobras. Por ello, me gustaría dedicar un par de párrafos a señalar las ventajas que en lo hechos significa cultivar desde semilla.

Una de las primeras ventajas que señalo, es sin duda la económica ya que es definitivamente más barato crear nuestro jardín a partir de almácigos creados por nosotros mismos, a partir de semillas frente a la alternativa de comprarplantasmás crecidas en un vivero.

La siguiente ventaja es que hablamos de una actividad ciento por ciento saludable, beneficia tanto en lo físico como en lo psicológico. ¿Cuándo plantar? Todo depende de la especie en cuestión: en general la mejor estación  para la siembra suele ser la primavera y en algunos casos el verano. No obstante hay ciertas especies que admiten ser plantadas todo el año.

¿Qué cuidados son importantes? El primero comprar semillas de buena calidad y verificar la fecha de vencimiento de las mismas en el envase. Procurar la siembra en tierra sana (libre de microorganismos dañinos) y fértil y sostener condiciones de temperatura y humedad favorables para que éstas puedan germinar. Te invito a ver el siguiente vídeo donde todo queda muy claro.

Vía | jardineria.pro