Archivo de la etiqueta: riego

Riego moderado


Riego moderado.
Verano: 2-3 riegos a la semana.
Invierno: 1 riego cada 10 días.
Para regar con moderación, añade agua suficiente como para empapar toda la tierra.
1. Una planta que necesita un riego moderado debe regarse cuando la capa superior de la tierra (poco más de un centímetro) esté seca.
2. Echa agua en la superficie del sus-Lá trato hasta que se moje pero no se empape, es decir, sin acumularse.
3. Si el agua se filtra hasta el platillo, O deja que escurra y vacíalo. No dejes nunca que la planta esté en agua.


Vía | casa-jardin.net

Riego del jardín en verano, trucos para un riego eficiente


Riego del  jardín en verano,trucospara un riego eficiente. Más que oportunos…, más que útiles y bienvenidos estos consejos que ya en pleno verano son imprescindibles. Su importancia va más allá de mantener nuestrasplantasvigorosas y saludables: se trata también de optimizar el uso del valioso recurso que es el agua.


Veamos los primeros consejos:

Regar a la mejor hora: tienes dos posibilidades, puede ser a primera hora de la mañana o de tardecita en cuanto comienza a oscurecer. Eso sí, esta última sólo en primavera bien entrada y en verano.



Riega con agua de lluvia: esto no siempre es posible, especialmente si vives en zonas muy urbanizadas; pero si eres constante y te preocupa el tema, colocarás aquí y allá recipientes para recogerla. Es mucho mejor para tusplantasy por supuesto es una forma de ahorrar agua.


Si estás definitivamente sin posibilidad de obtenerla, trata de eliminar el cloro del agua de grifo. Es suficiente con dejar pasar 24 hs antes de regar con el agua de grifo; en ese lapso el cloro se evapora solo.


Riega con frecuencia y en profundidad: es más efectivo regar a fondo un día sí y un día no, que regar superficialmente todos los días.


Vía | jardineria.pro

Riego por goteo

riego por goteo


Riego por goteo. Te propongo conocer un poco más a un sistema de riego altamente recomendable para todo tipo de cultivos y jardines, debido a que ostenta dos ventajas o beneficios irrefutables en su favor:  su gran eficacia y un ahorro significativo de agua.


Eso lo constituye en la mejor opción en suelos secos y áridos. En palabras sencillas se instala un sistema de tuberías y goteros cuyo objetivo es mojar la tierra, de manera uniforme, dosificada y sin desperdicio de agua. Este sistema consigue mantener la tierra bien húmeda sin anegarla y promueve un aprovechamiento de las aguas salinas y permite  la utilización de fertilizantes.


¿Qué pasos dar para instalarlo? en las tiendas del ramo puedes  adquirir un set propio para este uso, que se compone básicamente de los siguientes elementos: un temporizador, una tubería y la cantidad de goteros necesarios según la dimensión del terreno. Estamos de acuerdo: requiere una inversión inicial lo que se traduce en una desventaja inicial.


Pero a largo plazo el gasto se amortiza debido a la importante economía de agua, importante tanto para nuestro bolsillo como para preservar este recurso tan valioso. Si estás decidido pero es imprescindible que ahorres costes, es posible implementar en tu jardín un sistema “casero” inspirado en  el funcionamiento del goteo, que explicaremos en un próximo post.


Te invito a ver el siguiente vídeo que sin duda aclarará mucho los  conceptos.





Vía | jardineria.pro

¿Cuál es la frecuencia ideal de riego?


La frecuencia de riego varía en función de cada tipo de planta y sus condiciones de cultivo. Aquellas especies que crecen en suelos arenosos necesitan un riego más frecuente que aquellas que han sido cultivadas en suelos arcillosos. Otro de los factores que influye mucho sobre la frecuencia de riego tiene que ver con el clima, dependiendo si es seco o húmedo. En todos los casos es importante comprobar la humedad del suelo antes de continuar con otra dosis de agua.


En el caso de las plantas de interior, el riego se realizará dependiendo del tipo de maceta y las condiciones de drenaje que tiene el suelo. Aquellas especies cultivadas en contenedores de arcilla, probablemente necesitan un riego más frecuente que en macetas de plástico, de cerámica o de metal.


Las hortalizas tienen requisitos diferentes en cuanto a la frecuencia de riego. Durante los primeros días de cultivo es importante echar agua a diario para mantener la tierra húmeda y ayudar en el proceso de germinación. Una vez que las plantas comienzan a brotar la frecuencia deberá disminuir, aunque en cantidades abundantes para lograr que el agua llegue hasta el fondo del terreno.


Las plantas perennes y anuales varían en sus necesidades de agua. Las flores necesitan consumir agua inmediatamente después de haber sido plantadas y durante las épocas de temperaturas elevadas. Un dato interesante es que la mayoría de las plantas perennes pueden ser bastante resistentes a las sequías. En todos los casos lo que se debe evitar desde todo punto de vista es el exceso de riego, puesto que podría matar a cualquier especie.


Vía | jardinerias.org

Cuidados de plantas en vacaciones | Riego

Con el calor ya se acercan las vacaciones y con ello el dilema del cuidado de las plantas, por lo que hoy daremos algunos consejos de cómo cuidar las plantas o dejarlas preparadas durante nuestra ausencia.


riego



El riego es uno de las principales preocupaciones, dado que no muchos contamos con alguien que pueda hidratar las plantas, lo que puede ser un problema con las plantas de interior en verano.


Una interesante solución es aplicar algún recubrimiento sobre la tierra para evitar o disminuir la evaporación del agua.


Podemos utilizar un material orgánico como paja, corteza de pino triturada, turba, compost o aserrín, y se deben aplicar luego de regar generosamente las plantas antes de nuestra partida, cubriendo toda la tierra de las macetas. De este modo, no solo disminuiremos la evaporación del agua, sino que también evitaremos que malas hierbas crezcan y utilicen el agua del riego.


Otro consejo práctico es utilizar un sistema de riego automático, que es mucho mas sencillo de lo que parece, dado que con un recipiente de agua como una cubeta al lado de la maceta e intercomunicados por un cordón de algodón con sus puntas una en el agua y la otra enterrada 2 cm en la maceta, a una altura as baja que la cubeta.



Vía | esjardineria.com

Sistemas de riego de jardín

Sistemas de riego de jardin


Ya estamos cerca del verano… te sugiero ir pensando si estás conforme con tu sistema de riego o será el momento de hacer cambios. Un parámetro importante es sin duda la extensión de tu jardín; otro, el presupuesto del que dispongas y para que puedas realizar un mejor análisis, aquí te acercamos las opciones más habituales.


Ante todo definamos que se entiende por riego todo aquella acción artificial (diferente de la lluvia natural) que se realice para acercar agua al suelo de modo que quede accesible a los vegetales allí sembrados. Éste se clasifica primariamente en dos tipos: riego aéreo o riego subterráneo.


Dentro de los primeros, a su vez divido entre riego presurizado (aspersores, que a su vez se clasifican en emergentes y móviles) y riego superficial. El presurizado es bastante más efectivo a nivel foliar y suele abarcar mayor superficie a la vez que economiza el recurso hídrico (también puede hacerse con difusores); el superficial, en tanto, recorre o impacta directamente en la superficie de terreno a regar (una opción bien recomendable es el riego por goteo).


Estamos hablando directamente del suelo, y es eficaz en la medida que el agua llega directamente y con rapidez a la parte de la planta que más lo requiere, vale decir la zona radicular.


El segundo, es decir el riego subterráneo, en cambio, requiere una pre instalación previa de cañerías especiales siendo una de sus ventajas el máximo aprovechamiento del agua y como desventaja señalo el costo mayor de la inversión inicial.


Vía | jardineria.pro

Hierbas aromáticas: aprendé a cuidarlas

hiebas-aromaticas

La mayoría de las aromáticas se conforman con pocos cuidados ya que están acostumbradas a sobrevivir sin ayuda. No obstante, hay que procurar que vivan en las condiciones más adecuadas para cada especie.

RIEGO
La mayoría de las aromáticas son originarias de regiones secas y son sensibles al exceso de agua. Este es el elemento en el que se disuelven los nutrientes presentes en el suelo y su vehículo de distribución por toda la planta. Tanto la falta como el exceso de agua pueden ser perjudiciales. Requieren poco riego las plantas perennes muy ricas en aceites esenciales como la salvia, el tomillo o el romero. Las anuales como el perejil, el eneldo, el cilantro y la albahaca agradecerán riegos más frecuentes en pleno verano.

ABONO
No es conveniente que abusemos del abonado, aunque este provenga de una fuente natural, ya que puede promover un gran desarrollo verde a expensas de sabor y aroma, cualidades a mantener en las plantas aromáticas.

PODAS
Es conveniente practicarles podas de limpieza, retirando hojitas y ramas muertas. El orégano es una especie que, luego del fuerte crecimiento estival y la floración, requiere una poda baja ya que de esta forma estimularemos la producción de nuevas ramitas. También es conveniente podar las mentas y las melisas luego de la floración.

Fuente: revistajardin.com.ar