Archivo de la etiqueta: Huerta

Huerta consejos y cuidados en verano

Huerta consejos y cuidados en verano


Huerta consejos y cuidados en verano. Vale la pena aprender y trabajar en tu huerto de verano, dado que es época especialmente predilecta y conveniente  para elcultivode hortalizas. La mayoría de estas plantas crece y se desarrolla con total comodidad en las temperaturas cálidas de la estación, y -si sonplantasde fruto- cuando nos dan sus ejemplares.


¿Qué hace para optimizar la calidad de tu huerta? Varias cosas, créeme. Te invito a tomar nota de los siguientes consejos :

* Riego; a la hora de regar tu huerto en verano ten en cuenta  que la mayor parte de las hortalizas aprecia el agua con moderación. La necesita en su justa medida, pero encharcar el suelo no es bueno para casi ninguna planta ya que en general atrae plagas.



* Selecciona cultivos;
es muy común que te entusiasmes y quieras cultivar la mayor variedad posible. Mi consejo es que evites hacerlo de manera excesiva, estableciendo control sobre las cantidades que tufamiliapuede consumir. Deja suficiente  espacio entre las variedades.


* Vigila las aves; las huertas bien cuidadas son más que atracción para las aves, de hecho una tentación especial. En particular losfrutossuelen ser irresistibles por lo que no dudes en instalar un espantapájaros.


Vía | jardineria.pro

Distintas variedades de tomates para tu huerta

tomates


El tomate proviene del Suroeste de América, y fue introducido en Europa por los colonizadores españoles que llegaron al continente americano.


Esta planta es anual, aunque algunas veces puede perdurar más de un año. Sus tallos son un poco angulosos, de mediano grosor, 4 centímetros en la base, y con tricomas glandulares y simples. Puedes encontrar su fruto en forma redondeada, achatada o en forma de pera.


Amplía tus preferencias e incorpora en tu jardín o huerta distintos tomates, fíjate en la lista:

El conocido tomate pera, utilizado para la elaboración de conservas, salsas y purés. Su forma es oval alargada y redondeada hacia las puntas.El tomate en rama es de tamaño medio a pequeño, su piel es fina y se caracteriza por tener un color rojo vivo. Su presentación en forma de ramillete permite que se conserve por más tiempo.Los tomates cherry de tamaño pequeño pueden encontrarse en tonalidades que oscilan entre el rojo intenso, el amarillo y el naranja.

Cuidados básicos del tomate:

Esta planta necesita mucho sol.Prefiere el clima templado a cálido, preferentemente entre 20º a 24º C. No es una especie amiga del frío y puede morir con las heladas.Se puede cultivar en invernadero o al aire libre.El suelo debe ser blando, estercolado, profundo, fértil y enriquecido con materia orgánica.

Vía | floresyjardin.es

Huerta en casa, cómo preparar el suelo del jardín

huerta en casa como preparar el suelo del jardin


Huerta en casa, cómo preparar el suelo del jardín. Esmerarse en este punto y dedicarle algo de tiempo e inversión, te ahorrará mucho tiempo a lo largo del proceso y esfuerzo se verá ampliamente compensado. Es bueno prestar atención a estos consejos y recetas para atender este punto en especial.

Hay acciones sencillas y otras más complejas; lo ideal es hallar la forma de llevar a cabo la máxima cantidad posible de ellas: por poco que hagas siempre servirá y sumará en el buen propósito. Comienza por romper lo máximo posible la compactación del suelo, esto se logra con movimientos tipo “arado” o rastrillaje profundo y ayudará en los procesos de expansión de raíces y en lo relativo al drenaje.


En simultáneo a lo anterior, ve limpiando tanto como puedas: lo que hay que sacar son raíces viejas, piedras y malas hierbas a medida que avanzas. Créeme que ser cuidadoso en este punto, especialmente en la eliminación de malezas es ahorrar un dolor de cabeza futuro, y dar espacio a las verdaderas necesidades, ya que ellas compiten (ganando siempre) por agua y nutrientes que deberían destinarse a tusplantasy finalmente no les llegan.


Por último, trata de comprobar la naturaleza de tu suelo y realizar las medidas para llevarlo a las condiciones más estándar posibles. Modificar el suelo es perfectamente posible, por ejemplo en caso de corregir el pH del suelo; en consecuencia verificar todas las condiciones y realizar un plan de trabajos correctivos  es más que importante.


Vía | jardineria.pro

Huerta en primavera ¿por dónde empezar?

huerta en primavera por donde empezar


Huerta en primavera ¿por dónde empezar? El desafío es grande pero muy grato a la vez ya que sólo pensamos en el privilegio que significa consumir las verduras y hortalizas más frescas, plantadas por nosotros mismos con todas las garantías de abstraernos de aquellos  productos que adquirimos en los comercios cuyo origen no conocemos.


Vamos al paso por paso: en primer lugar, busca el sitio más soleado de tu jardín, si tienes allí espacio es el lugar ideal ya que los cultivos de huerta necesitan muy buena iluminación siendo el mínimo dos horas por día, sin techo máximo. No importa si no tienes tierra plena en ese lugar soleado: es posible  armar la huerta en macetas y jardineras con iguales oportunidades de éxito.


Si este es el caso, el segundo paso es elegir las macetas o tiestos y te recomiendo optar por  las que estén confeccionadas en materiales resistentes (evita las macetas de plástico), con no menos de  20 a 40 cm de profundidad .


Le siguiente paso: optar por plantines o por semillas. En el primer caso  podrás cultivarlos directamente en la tierra, en el segundo se adaptarán mejor a partir de almácigos, que podrás trasplantar cuando alcancen de 5 a 10 cm de altura.


Por último es importante -si te es posible- adicionar compost a la tierra o algún abono orgánico que mejore la calidad de tus cultivos y en definitiva el sabor de los platos que con ellos puedas cocinar.


Vía | jardineria.pro

Más consejos para comenzar una huerta en casa

Más consejos para comenzar unahuertaen casa, que se suman a los que compartimos en el día de ayer en nuestro post anterior. Te propongo continuar con ellos sin más preámbulos.

Eligeplantasproductivas; algunas plantas son más productivas que otras. Por productivdad entendemos la capacidad de alimentación en la superficie empleada; por ejemplo: el maíz es una planta con  productividad relativa ya que crecerá, sí, y su sabor es muy bueno, pero necesitarás mucho espacio  para llegar a su plenitud; en comparación con otras posibilidades como tomates o pimientos, a nivel doméstico, no vale la pena el esfuerzo.

Comparte con los demás; cuando compras un paquete de semillas, por lo general recibes más de lo que necesitas. Es realmente gratificante Hemos descubierto que esdivertido(y frugal) para dividir los costos con los demás. Kris está arriba en este mismo momento un correo electrónico a nuestros compañeros de la jardinería, la negociación, quienes compartirán las semillas con quién.

Invierte enherramientasde buena calidad; duran mucho más y en general funcionan mucho mejor.

Infórmate y trata de estar siempre actualizado; aprender más, leer publicaciones en Internet, revistas etc te convierte en un productor que economiza y usa los conocimientos como un insumo más.

Vía | jardineria.pro

Consejos para comenzar una huerta en casa

Consejos para comenzar una huerta en casa. Estamos finalizando el invierno y aunque la primavera casi asoma, aún nos están azotando fríos intensos y en algunas zonas existen riesgo de heladas tardías. No obstante es aún el momento perfecto para comenzar a plantar semillas en interior, principio imprescindible del comienzo de un jardín vegetal.

Antes, me adelantaré a responder un pregunta que puedes estar haciéndote: ¿vale la pena el esfuerzo económico y la inversión del tiempo? Puedo asegurarte, que en términos económicos la inversión rinde un 1.9 respecto a lo que hayas invertido: dicho de otro modo por cada euro que inviertas, cosecharás 1.9 aproximadamente, dependiendo siempre de la hortaliza que elijas y su valor en el mercado.

Sabiendo entonces que realmente vale la pena, por si eres principiante, no dudo en compartir  estos consejos, originados tan sólo en base a mi experiencia. Hoy vemos los dos primeros, pero te invito a estar pendiente de los próximos post para no perder detalles.

* Planifica siempre, no improvises

Toma un tiempo a planificar, saca cuentas y decide qué es lo que deseas producir por ti mismo y en qué medida lo consumes. Luego determina el espacio de que dispones para plantar y haz los cálculos correctos.

* Haz un comienzo razonable

En otras palabras: si eres principiante y esta es tu primera huerta comienza con poco y sé prudente. Pondrás a prueba tu capacidad y tu conocimiento e irás aprendiendo con el tiempo. Si cometes errores, éstos no deberían costarte caros ni en dinero ni en tiempo. Por ello, comenzar en un espacio reducido, con unos pocos contenedores hasta adquirir mayor conocimiento y experiencia es una muy buena idea.

Vía | jardineria.pro

Consejos para el mantenimiento de la huerta

El buen mantenimiento de la huerta asegura el máximo aprovechamiento del terreno para una adecuada producción. Las tareas básicas son el riego, el desmalezado y el abonado.

Riego

La función del riego es mantener una humedad constante en el suelo. En general, las lluvias no satisfacen las necesidades de los cultivos, sobre todo en verano. La cantidad de agua adecuada es la que cada suelo es capaz de absorber, llegando a las raíces sin escurrirse fuera de los canteros y recipientes. También varía según las especies, la estación del año y la etapa de desarrollo de cada planta. Un exceso de humedad favorece la aparición de enfermedades y las hortalizas tendrán mala calidad.

En verano se deberá regar todos los días, a partir del momento de la siembra o del transplante. La mejor hora para regar es el atardecer, ya que se reduce la cantidad de agua perdida por evaporación. Así, las plantas tendrán una mayor cantidad de tiempo para absorber el agua antes de que la temperatura vuelva a subir. Con un sistema de iluminación, la huerta puede regarse en las horas más frescas de la noche. Otra opción, menos conveniente, es regar muy temprano en la mañana. En invierno conviene hacerlo al mediodía porque las heladas matutinas pueden dañar las plantas. No hace falta regar tan seguido.

Se debe regar con agua no contaminada que provenga de una fuente conocida, por ejemplo agua corriente, agua de pozo, la recolectada con las lluvias, etcétera. Es conveniente hacer todo lo posible para conservar el agua de lluvia, que es la más adecuada para la huerta orgánica. Puede instalarse uno o más barriles para juntar agua.

Si no hay más remedio que regar con agua corriente, conviene instalar una canilla lo más cerca posible de la huerta. En huertas pequeñas es recomendable usar una regadera, que permite regar sólo los sectores necesarios, hacia la base de las plantas. Los rociadores rotativos desperdician mucha agua, ya que riegan también sectores sin plantas y pueden ayudar a la erosión de nutrientes. En las huertas más grandes, la mejor alternativa es una manguera, con algún pico especial que permita regular la presión del agua y presente una lluvia fina y pareja. Es necesario dirigir el agua sólo a la base de las plantas.

Existen sistemas de riego más sofisticados, entre ellos:

  • Goteo: Es el más eficiente por el buen aprovechamiento del agua. No moja el follaje y evita la erosión del suelo. Consiste en caños de 16 mm con agujeros ubicados a una distancia entre 20 y 40 cm.
  • Microaspersión: Con este sistema, el agua se esparce forma de lluvia fina y pareja. Se ubican en distintos sectores para regar pequeñas áreas. Es útil en almácigos y en algunos árboles frutales.
  • Riego por surcos y por inundación: Se utiliza generalmente en huertas grandes, y resulta muy útil cuando la plantación se ha realizado en surcos. La desventaja consiste en que erosiona el suelo y «lava» la materia orgánica de la superficie.

En el caso de que la huerta esté ubicada sobre una pendiente y tenga un drenaje demasiado rápido, puede plantarse en alguna depresión suave del suelo, o hacer una canaleta alrededor de las bases de las plantas o árboles. Esto conservará el agua y la canalizará para que llegue a las raíces. Éstas nunca deben dañarse ni quedr expuestas, aunque se retire tierra luego de efectuar la plantación.

Si se nota que la tierra ha perdido humedad, regar toda la zona ligeramente y luego volver a hacerlo de forma más intensa. El primer riego humedecerá la superficie del suelo y permite una mejor penetración durante el segundo riego.

Cubiertas vegetales (mulch)

Toda la materia orgánica sólida que se incorpore a la tierra contribuye a mantener constante la humedad y la temperatura del piso. La cubierta o mulch es una técnica en la que se coloca material orgánico (estiércol fermentado, pasto cortado, pajas, cáscaras de arroz, aserrín, viruta, hojas secas, compost) sobre la superficie del suelo húmedo. El colchón formado debe tener al menos entre 5 y 7,5 cm de espesor. Es útil también para controlar malezas. Las cubiertas sirven en la huerta y también en un cantero de flores.

Es esencial colocar las cubiertas cuando se siembra directamente en el suelo, después de la germinación y cuando las plantas se hayan desarrollado por lo menos diez centímetros. En el caso de los cultivos que se trasplantan la cobertura se puede colocar antes sobre el cantero. Luego se remueve a medida que es necesario.

También puede hacerse una cobertura artificial (plástico negro, telas tipo geotextil), que además de conservar la humedad, protegerán las raíces de las temperaturas extremas. Se utilizan en caminos y en cultivos para reducir el mantenimiento y limpieza entre las plantas.

Abonado

El abono compuesto o compost se logra con la mezcla de restos orgánicos (residuos de cocina, yuyos, pajas, estiércol, cenizas y tierra). Se apila, se la riega y se la protege con chapas para que las lluvias no perjudiquen la fermentación. Los compostadores se utilizan en el mantenimiento de jardines para reciclar materias orgánicas de todo tipo. Son unos contenedores especiales para jardinería, mantenimiento de jardines, que no necesitan electricidad ni instalaciones especiales, ya que se colocan en un lugar de fácil acceso para introducir las sustancias orgánicas. También se puede preparar el compost en pozos o tachos.

Es conveniente separar el abono una vez fermentado. El material aún no descompuesto, más grueso, sirve para iniciar una nueva abonera. Uno medio -llamado mantillo- que no atraviesa la zaranda o «colador» y se usa como capa protectora del suelo y entre las plantas. Otro más fino y grumoso que se usa como capa superficial, rastrillándolo para permitir que se incorpore a la tierra.

Para la producción de cultivos de ciclo corto (30 y 60 días), como lechuga, apio, acelga, no es necesario abonar con fertilizantes orgánicos foliares (que se aplican sobre las hojas), puesto que con el abonado realizado en la preparación de suelo ya es suficiente. Para cultivos de ciclo más largo como tomate, morrón, berenjena, melón, es necesario realizar aplicaciones de fertilizantes orgánicos preparados caseros cada 15 o 20 días.

Desmalezado y control de malas hierbas

Las malezas compiten con las hortalizas por luz, agua y nutrientes, perjudicando sus raíces, e incluso pueden albergar plagas y enfermedades.

Una vez plantados los cultivos, deben quitarse las malas hierbas que hayan crecido con la ayuda de una azada o con las manos. Lo ideal es arrancarlas con todo y raíz, pero si crecen cerca de los cultivos y el clima es seco, conviene cortar simplemente las hojas tan pronto como aparezcan. Una vez realizada la cosecha, las malezas y sus raíces pueden quitarse completamente. Sólo deben dejarse sobre la tierra si el clima está cálido y seco, y si son malezas jóvenes y no hay señales de que puedan producir semillas.

Para impedir el crecimiento de las malezas, se recomienda usar el mantillo lo más pronto posible -también pueden usarse restos de cartón no pigmentados alrededor de los cultivos-. La cubierta evitará carpir para erradicar los yuyos. Este método tiene la ventaja de que con el tiempo se incorpora a la tierra, funcionando como abono natural. La aplicación se repite si se forma una costra en la superficie del suelo o si crecen malezas.

Otras tareas

Cuando los cultivos han crecido 5 cm de altura se entresacan las plantas para que queden sólo las más fuertes. Los vegetales como remolacha o rábano se arrancan cuando son grandes, ya si se sacan de raíz se pueden transplantar. La zanahoria necesita realizar este proceso muchas veces.

Además de controlar las plagas y enfermedades de los cultivos, deben protegerse las frutas maduras de las aves y mantener las frutillas alejadas de las zonas con mucho barro por el riesgo de que se enmohezcan.

Vía: verdecountry.com