Archivo de la etiqueta: clima

Adaptaciones de los cactus

Cactus

Ya hemos contado varias de las características de los cactus, por lo que ahora solo nos resta explicar las zonas y las adaptaciones que puede generar esta planta tan fascinante. El cactus se desarrolla de manera espontánea en lugares más bien secos y calurosos, con pocas precipitaciones por año, algo así como menos de 200 milímetros, y con unas temperaturas superiores a 45 grados centígrados. Lo interesante de todo esto es que para poder sobrevivir en un lugar con un contexto tan extremo sin duda, el cactus ha tenido que adaptarse. Es así que podemos distinguir varias de las adaptaciones más importantes:

La primera de ellas es la suculencia, la cual es básicamente es la capacidad de los tejidos de retener y acumular el agua. Esto es así debido a que las lluvias son muy escasas en los lugares donde se hallan estas plantas. Es por eso que se ven obligados a mantener el agua almacenada en sus tallos. Es bastante la cantidad de líquido que pueden mantener, el cual sin duda les servirá en temporada de sequía.

De hecho la manera en que están conformados los tallos responden a esta necesidad de acumulación de agua. Es que los pliegues buscan una mayor superficie con la menor exposición al sol posible, con lo que se evita la pérdida de agua. Hay que tener en cuenta que cuando estos tallos absorben mucho líquido cambian un poco su forma. Cuanto más agua tengan, más redondeadas son.

Otras de las maneras de adaptación es la espinescencia foliar, la cual es la transformación de hojas en espinas. Con esto se reduce al mínimo la evaporación a la vez que se protege del ataque de los animales quienes muchas veces se ven en la necesidad de alimentarse de las partes más vulnerables como por ejemplo el fruto y las semillas.

Vía | ijardineroscom

Cómo proteger tus plantas de las heladas

 

Cómo proteger tus plantas de las heladas. Aunque hayas elegido plantas resistentes a las heladas para tu jardín, siempre resulta conveniente que utilices algún tipo de protección para resguardarlas de los daños -a veces irreversibles- que ocasiona el invierno en los cultivos.

Principalmente si tienes bulbos, plantas recién trasplantadas o muy jóvenes, que son muy sensibles y no cuentan con los mismos mecanismos de defensa de los ejemplares adultos. Hay varias opciones, para que puedas elegir la más conveniente para tu jardín. ¿Quieres conocerlas?

Plantas

Cuando hablamos de reparos para proteger nuestras plantas del invierno, lo primero que viene a la mente son los invernaderos, espacios especialmente ideados para ubicar las plantas más sensibles y ofrecerles las condiciones ideales de temperatura y humedad. Sin embargo, y teniendo en cuenta que no todas las personas pueden disponer de uno, es un alivio saber que no son la única alternativa.

Porque si no tienes invernadero puedes improvisar uno casero, colocando sobre las plantas durante la noche lonas plásticas, campanas de vidrio -especial para plantas pequeñas y hortalizas-, o bien cubrirlas con telas, plástico de burbujas o fibra de coco. Con la opción de cubrirlas durante la noche y quitarles la protección durante el día, para que reciban luz solar y se ventilen.

Ubicar las plantas sensibles en semilleros o directamente en el interior del hogar son dos buenísimas opciones que no deberías desaprovechar. ¿Alguna vez pensaste en tener tus cultivos frágiles en macetas con ruedas? Porque de esta manera, transportarlas será mucho más sencillo, incluso si se trata de árboles y arbustos.

Vía | jardineria.pro

La importancia del clima antes de diseñar un jardín

Jardin


El clima es un factor fundamental que se tiene que tener en cuenta en el momento de diseñar el jardín de un hogar. Este aspecto no se puede dejar de lado, ya que se tienen que colocar las plantas más ideales para el tipo de clima y de suelo que tengamos. Algunos modelos necesitan una temperatura muy elevada. Estas son las que se tienen que elegir para poder contar con un buen parque, si siempre contamos con una temperatura muy alta.


No todas las especies pueden convivir en cualquier parte del planeta. Las palmeras son un claro ejemplo de esa situación, debido a que se desempeñan y crecen mejor cuando se tiene un clima exótico. Una buena forma para poder saber que plantas se mantendrán a la perfección con nuestro clima sin hacer un gran análisis, es asistir a un vivero. En ese momento, tendremos la precisión sin hacer un gran sacrificio.


Además, en ese contexto podemos recibir el asesoramiento de un profesional del mundo de la jardinería. Él mismo nos ayudará en la selección de las plantas. Los tres parámetros más importantes que puede presentar el clima son los siguientes: El viento, la cantidad de las precipitaciones y las temperaturas. Estos tres son los aspectos que se tienen que considerar para poder gozar de un buen jardín en nuestro hogar.


Para concluir, hay que decir que hay árboles frutales que necesitan de un momento del año en el cual la temperatura sea muy baja para poder florecer. Por ese motivo, antes de plantar uno de ellos hay que pensar que en algún momento nos tiene que azotar una temperatura muy baja.



Vía: jardineros.com

El suelo y el clima en un jardín

Suelo


En alguna oportunidad hablamos del clima y la importancia que tiene para el jardín de un hogar. Aspectos tales como la temperatura, el viento y la frecuencia de las precipitaciones son algunos de los que se tienen que tener en cuenta. Pero eso no es todo para poder contar con un parque excelente que se encuentre en magníficas condiciones. También hay que considerar que el suelo cumple un papel que esencial para que las plantas crezcan a la perfección.


La selección de los vegetales que se vayan a colocar en un jardín es una tarea que le presenta serias complicaciones a varias personas. Generalmente, se eligen por una cuestión de gustos estéticos para buscar la forma que mejor queden en el jardín. Pero eso no es suficiente para poder contar con un buen trabajo en el jardín, ya que si la planta no sobrevive demasiado tiempo no se gozará de un buen resultado en nuestro parque.


Ahora vamos a explicar algunas virtudes del suelo que se tienen que pensar antes de escoger la planta que se va a colocar. En primer lugar, hay que tener en cuenta que no todos los suelos son iguales y que hay algunos que son más apropiados para determinadas plantas. Los factores en los que puede variar el suelo son demasiados. Entre ellos se encuentra la textura, la profundidad, el drenaje, el pH, el agua salina, el contenido en humus y los nutrientes minerales, entre otros.


El suelo es una consecuencia del clima que se percibe en la ciudad. Si hay mucha luz o las precipitaciones son muy frecuentes, el estilo del suelo cambiará. Por eso, hay que decir que una cosa va de la mano de la otra, ya que el clima determinará la situación del suelo.



Vía: jardineros.com