Articulos sobre: Paisajismo


Rosales paisajísticos arbustivos

Los rosales paisajísticos arbustivos engloban a un importante grupo de especies y variedades con características de comportamiento vegetativo muy similares, haciéndolas muy apropiadas para su uso en jardinería, sobre todo en la de carácter público.

Rosales paisajísticos arbustivos

Son rosales cultivados en viveros especializados y la mayoría de las variedades están protegidas por royalties. Estas se comercializan tanto a raíz desnuda como en maceta o en contenedor. En el primer caso se pueden comprar y plantar durante los meses de reposo vegetativo invernal, mientras que en el segundo caso, tienen la ventaja de que se pueden plantar durante cualquier época del año.

Los rosales paisajísticos arbustivos se caracterizan por su elevada rusticidad, adaptándose a casi todos los tipos de suelos, suelen tener una elevada resistencia a plagas y enfermedades, poseen una floración continua en España desde mediados de primavera hasta finales de otoño… y una de sus ventajas más importantes de cara a la jardinería pública es que permiten ser podados mecánicamente y con ello tener un bajo coste de mantenimiento.

La poda de los rosales paisajísticos arbustivos se realiza a media altura durante los meses de reposo vegetativo. Estos rosales poseen la ventaja de tener un valor ornamental tanto durante su floración como en la época otoñal, gracias a sus grandes cantidades de frutos de color naranja intenso.

Su marco de plantación depende en gran medida de la variedad, variando entre 2 a 4 plantas por metro cuadrado. Son ideales para crear setos… e incluso medianeras, o grandes grupos de un sólo color sobre fondos libres o arbustivos, permitiendo conseguir atractivos ‘golpes de color’. Su altura vegetativa oscila entre los 50 a 150 centímetros según variedades y tipo de poda.

Sus cuidados fitosanitarios son, pese a su rusticidad, los normales de los rosales. Plagas como las orugas, pulgones, araña roja… y royas, oidium y mildiu en enfermedades son las más frecuentes. Pero al igual que las podas se pueden mecanizar y tratamientos periódicos preventivos estudiados según las épocas propicias para cada problema permiten su control.

Vía: floresyplantas.net

Aspectos a considerar en la construcción de un jardín

Jardin


Cuando se decide construir un jardín hay dos alternativas para desarrollar. La primera que expondremos es la más costosa. Se tendrá que tener un gran poder adquisitivo para poder contar con esa opción. Se trata de contratar a un profesional para que nos asesore y nos brinde los mejores consejos. Estos expertos no son baratos ni accesibles, sino que piden un gran dinero a cambio de su servicio. La otra forma que tenemos de hacerlo es utilizando nuestra creatividad y pidiendo consejos a familiares o amigos que tengan más conocimiento en el tema.


Un aspecto que no se puede dejar de lado es que cada jardín tiene que estar dividido por zonas bien marcadas. Entre cada una de ellas se tiene que establecer la función para la cual se utilizará. En este sentido, nos referimos a que podemos colocar un gran árbol al lado de una piscina y el contexto sería el ideal para poder darse un tiempo de lectura de un buen libro de ficción. Los elementos que se vayan a colocar en esa condición tienen que ser uno sólo de gran tamaño y con una gran copa, pero no tiene que estar aislado, sino que tiene que estar rodeado por plantas más bajas y de gran color verde fuerte.


Una última recomendación que nos puede servir es que recibamos el asesoramiento de un profesional, pero que luego nosotros llevemos adelante el trabajo pertinente. En esto nos referimos a todo aquello que sea el trabajo de la tierra vegetal, la plantación de grandes árboles, la instalación del riego, entre otras cuestiones propias de la jardinería.


Con todo esto ya se puede pasar al proceso de la construcción del jardín de nuestro hogar. Es una tarea que requerirá de un cierto tiempo, pero con dedicación nada es imposible.



Vía: jardineros.com

Fundamentos sobre el diseño de un jardín

Jardin


El diseño del jardín de un hogar no es una tarea sencilla, sino que se requieren de ciertos conocimientos específicos. Las ideas e innovaciones pueden surgir solas si somos una mente creativa, pero sino se puede contar con esa facilidad, hay que contar con el asesoramiento de un experto y un profesional para poder tener un buen parque en nuestro recinto. Hay muchos consejos que se tienen que considerar. En este artículo pondremos algunos a su disposición.


En primer lugar, se tiene que observar con detenimiento todas las partes del jardín y se tienen que estudiar todas las posibilidades que existan. Si se hace eso, se podrá contar con una buena información. Las técnicas no salen por sí solas, sino a través del sacrificio y del esfuerzo. El entusiasmo que pongamos en el jardín de nuestra casa se verá plasmado por la estética que tendrá nuestro parque.


En segundo lugar hay que dividir el parque en diferentes zonas. Una zona de césped, una zona de estar bajo la sombra de árboles o de una pérgola que puede ser muy interesante para pasar una agradable tarde, un rincón para poder tomar sol al lado de la piscina, un espacio dedicado especialmente para la lectura de un buen libro o del periódico, un mirador, entre otros espacios que debemos tener de manera obligatoria.


Para concluir, hay que decir que una buena recomendación es hacer un boceto y dibujar todas las cuestiones importantes que se tienen que tener en cuenta. Luego de que tengamos un mapa muy claro de todo lo que se puede hacer, tendremos las opciones disponibles para elegir. Pero no sólo eso, sino que también se tiene una mejor claridad sobre cómo quedarán todas las plantas seleccionadas.



Vía: jardineros.com