Articulos sobre: Huerta


Acelgas de colores

No es un rareza el encontrar Acelgas de colores en la tiendas, si bien es cierto que las más habituales son las de pencas blancas (nervio central blanco).


Plantas de Acelgas amarillas


Las Acelgas de colores suelen utilizarse en los huertos urbanos, y en especial en aquellos situados en terrazas y áticos. Las hay amarillas, rojas… y tienen la peculiaridad de ser igual de nutritivas que las blancas tradicionales, además tienen un valor ornamental.


Para situarnos, la Acelga (Beta vulgaris), posee grandes hojas, parte comestible, que son de forma oval con un pecíolo (penca) ancho y largo de color crema o blancos (además de los colores antes mencionados) que se prolonga en el limbo y que constituyen en su conjunto la parte comestible de ella. En cuanto al color del limbo, suele variar según las variedades, pero en todo caso va del verde oscuro fuerte al verde claro, sin que por ello afecte a sus propiedades nutritivas.


Esta planta hortícola es laxante y digestiva de grandes hojas que se emplean para la alimentación. Normalmente se consume cocida y aderezada sola como hervido, o bien como acompañante (guarnición) de carnes, pescados, etc. Desde el punto de vista de su sabor, es semejante al de las espinacas aunque algo más suave. Tras la espinaca, es una de las verduras más ricas en calcio.


La Beta vulgaris tiene su ciclo de crecimiento ligado a la duración del día. Así, cuando las temperaturas son elevadas y los días tienen una duración mayor de 12 horas, la planta tiende a finalizar su ciclo en pocos meses y florece, perdiendo todo su valor comercial. Por lo tanto, debemos de situar su cultivo (en el hemisferio norte) entre los meses de otoño, invierno y primavera.


Plantas de Acelgas rojas


Cuando cultivemos Acelgas de colores en las terrazas y áticos, podemos potenciar este aspecto eligiendo macetas o jardineras de colores apropiados a la variedad. E incluso podemos colocar iluminación detrás de ellas para potenciar estos colores al atardecer o durante la noche.


Vía | floresyplantas.net

Cuidados de la Albahaca

Para nuestra tranquilidad, los cuidados de la Albahaca son mínimos. Es más, si la tenemos plantada en el huerto urbano podemos combinarla con las hortícolas para ahuyentar insectos y mejorar el estado sanitario del mismo de forma natural.


Planta de Albahaca en el huerto urbano


Podemos afirmar que los únicos cuidados de la Albahaca residen en la elección correcta del sustrato y el control de riego.


La Albahaca (Ocimum basilicum) pertenece a la familia de las Labiaceas y es una las plantas más populares de nuestra cocina. De fácil cultivo e ideal para tenerla en maceta, tanto en la cocina como en la terraza o jardín.


Podemos partir su cultivo tanto de semilla o como planta en maceta ya brotada.


Si partimos de semilla, su siembra debe de hacerse (en el hemisferio norte y zonas de clima cálido) sobre el mes de abril, cuando pasen los riesgos de heladas.


Un aspecto importante es que no debemos enterrar las semillas ya que germinan mejor con luz directa.


A los pocos días germinarán si no les falta humedad y en cuanto tengan cada plantita entre dos y tres pares de hijas, las podremos plantar a una maceta mayor en grupitos de dos ó tres plantitas.


Si lo hacemos pariendo de una plantita en maceta, la podemos cultivar durante toda la primavera y principios de verano. La trasplantaremos a una maceta mayor procurando no apelmazar el sustrato. Un tamaño definitivo de maceta puede estar sobre los 15 ó 18 centímetros de diámetro según la variedad, ya que las hay de porte pequeño y grande.


En cuanto a los  sustratos más adecuados para su plantación son el “sustrato para plantas de exterior” o “sustrato de plantación”.


Entre los cuidados de la Albahaca también está una exposición adecuada. Independientemente si la tenemos en la cocina, balcón, terraza o huerto, su exposición debe ser a pleno sol, plantada en un sustrato que no se compacte demasiado y sobre todo, que no se encharque. Abonarla con cierta frecuencia y mantener el riego moderado dejando que el sustrato se quede algo seco entre riego y riego.


Pero a la Albahaca le gusta el sustrato fresco, por lo que recomendamos cubrir la parte superior de la maceta o jardinera, con unos centímetros de bolitas de arcilla expandida, tierra volcánica o gravilla.


Como vemos, los cuidados de la Albahaca son mínimos. En cuanto la planta arraigue bien y comience a brotar, recolectaremos sus hojas directamente de la misma planta según nuestras necesidades. Recordemos que la Albahaca es uno de los ingredientes imprescindibles del “pesto”, deliciosa salsa preparada a base de Albahaca, ajo, piñones y aceite de oliva, ideal para pizzas y platos a base de pasta.


Vía | floresyplantas.net

El Calabacín

El Calabacín es un fruto cosechado en estado inmaduro de la especie Cucurbita pepo. De hecho, el calabacín tiene la propiedad de convertirse en calabaza larga en poco tiempo.


Fruto del Calabacín


El Calabacín como planta es una herbácea anual rastrera. Su tallo es pentagonal y si espinas, con hojas que posee manchas blancas entre las nervaduras.


Sus flores presentan una corola con grandes lóbulos de forma lanceolada y de color amarillo. Los sépalos de las flores hembras tienen hojas de forma lobuladas. Es una práctica común en la alta cocina el consumir fritas sus flores masculinas cuando se hallan todavía en capullo.


Una vez fecundadas sus flores femeninas, producen un fruto de forma pepónide, elipsoidal de aspecto liso o abultado. Este se cubre de polvo blanco cuando está muy maduro. Su pedúnculo es pentagonal, está unido al fruto, y es parte muy desarrollada es la base del tallo.


En la práctica podemos distinguir entre Calabacines y Calabazas. La planta de los calabacines tiene un aspecto frondoso y se consumen sus frutos cuando están tiernos.


En el mercado existen muchas variedades de calabacín, teniendo en cuenta que las variedades tradicionales han sido sustituidas por variedades modernas y por híbridos que se adaptan mejor al cultivo en invernadero y ofrecen una mayor producción.


Hay varias formas de agrupar estas variedades: por tipo de planta, por variedades, etc.


Algunas de las variedades de calabacín existentes en el mercado son:

Negro Belleza.- es una planta compacta de porte abierto y denso, de color verde oscuro y capaz de producir hasta 30 calabacines por planta.Verde Mata Compacta.- de planta compacta y de follaje reducido, con fruto de color verde con tonos grisáceos.Blanquete F1.- es un híbrido de planta compacta de porte medio que produce frutos de color verde claro casi blancos.Diamant F1.- también híbrido de planta compacta, erecta, abierta con frutos de color verde moteado de verde claro.Prolific F1.- híbrido, planta vigorosa, compacta, abierta que produce frutos de color verde oscuro brillante.

Otras variedades de Calabacín de frutos con corteza de color verde son la Largo Verde de mata compacta, Tarmino, Diamante, Princesa Negra, Black Beauty, Black Jack, Vert des Zenattas, Zucchini Aristocratas, Hyzni, Cheffini, ‘Senator, Elite, Tala, Majestic, Servane, Maya, Algina, Calista, Dusk, Pueblo, Presidente, Surco, Napolini, Belor, Giada, Elira, Samara, Tamino, Corsair, Consul, Prolific, Dynamic…


Variedades de Calabacín de frutos de color blanco como Blanco Precoz Medular, Medio Largo Blanco aristado, Neu, Jedida, Opal…


Variedades de Calabacín de frutos de color amarillo como Dixie. Seneca, Lemondrop, Sudance, Goldbar, Gold Slice…


Y entre Variedades de Calabacín de frutos aplastados o ‘patisson’ se citan variedades como Scalopini, Benning’s Green Tint Scallop, White bush scallop, ‘Hybrid Patty Green Tint…


Sin duda, variedades de Calabacín para todos los gustos.


Vía | floresyplantas.net

Huerta en casa, cómo preparar el suelo del jardín

huerta en casa como preparar el suelo del jardin


Huerta en casa, cómo preparar el suelo del jardín. Esmerarse en este punto y dedicarle algo de tiempo e inversión, te ahorrará mucho tiempo a lo largo del proceso y esfuerzo se verá ampliamente compensado. Es bueno prestar atención a estos consejos y recetas para atender este punto en especial.

Hay acciones sencillas y otras más complejas; lo ideal es hallar la forma de llevar a cabo la máxima cantidad posible de ellas: por poco que hagas siempre servirá y sumará en el buen propósito. Comienza por romper lo máximo posible la compactación del suelo, esto se logra con movimientos tipo “arado” o rastrillaje profundo y ayudará en los procesos de expansión de raíces y en lo relativo al drenaje.


En simultáneo a lo anterior, ve limpiando tanto como puedas: lo que hay que sacar son raíces viejas, piedras y malas hierbas a medida que avanzas. Créeme que ser cuidadoso en este punto, especialmente en la eliminación de malezas es ahorrar un dolor de cabeza futuro, y dar espacio a las verdaderas necesidades, ya que ellas compiten (ganando siempre) por agua y nutrientes que deberían destinarse a tusplantasy finalmente no les llegan.


Por último, trata de comprobar la naturaleza de tu suelo y realizar las medidas para llevarlo a las condiciones más estándar posibles. Modificar el suelo es perfectamente posible, por ejemplo en caso de corregir el pH del suelo; en consecuencia verificar todas las condiciones y realizar un plan de trabajos correctivos  es más que importante.


Vía | jardineria.pro

Limoneros para huertos, terrazas y jardines

Una de las costumbres populares en España es tener uno o varios limoneros en huertos, terrazas y jardines. El limonero es un frutal muy generoso y según la variedad puede darnos sus frutos durante gran parte del año.


Limoneros para huertos, terrazas y jardines


En cuanto a encontrar limoneros para huertos, terrazas y jardines, suele ser fácil si nos dirigimos especialmente a centros de jardinería y agricentros.


Entre las variedades de limonero más conocidas están el fino o mesero, la variedad Verna, el limón Eureka o de cuatro estaciones, el limón Betera o limonero sin espinas… esta última variedad como novedad en estos últimos años.


Pero de todas ellas, el limonero más demandado para huertos, terrazas y jardines es la variedad Eureka. Se trata de un árbol vigoroso con pocas espinas que tiene cuatro floraciones anuales. Esta es una variedad obtenida en California en 1858.


Limoneros para huertos, terrazas y jardines


A la hora de su compra, los podemos encontrar a raíz desnuda o pequeño cepellón durante los meses invernales. Y durante todo el año cultivados en maceta o contenedor. Esta última es una de las mejores opciones ya que son más rápidos en producir y pueden plantarse en cualquier época del año.


Otros tipos de cítricos de fruto ácido es la lima, de fruto más pequeño y color verde procedente de la zona de Méjico, y el pomelo Star Ruby procedente de Texas, con fruto grande, de pulpa roja rubí y piel amarilla rojiza.


Los limoneros para huertos, terrazas y jardines pueden proporcionarnos frutos durante gran parte del año si elegimos correctamente la variedad. En este caso el limón Eureka o de cuatro estaciones.


Vía | floresyplantas.net

El huerto urbano y las variedades

En esta ocasión no vamos a exponer todos aquellos aspectos que intervienen en unas buenas prácticas agrícolas, sino sólo en el aspecto el huerto urbano y las variedades.


Variedades de Fresas para el huerto urbano


Cuando cultivar el huerto era cosa de agricultores formados desde su infancia, el dominio de todos los factores de productividad y buenas prácticas agrícolas eran razonablemente entendidas. La tradición trasmitida de padres a hijos en un ambiente agrario, era una gran universidad y donde se tenía claro aquellos factores que incidían seriamente en un buen o mal cultivo.


Con el tiempo, en España hemos pasado de un abandono progresivo de la agricultura a reencontrarnos con ella con mucho cariño… pero en un nuevo marco: el huerto urbano.


Como decimos, en esta ocasión nos centramos en el huerto urbano y las variedades.


Hay un dicho que reza “de buen huevo… buen pollo” y no está falto de razón. Por ello, a la hora de elegir que frutales, hortalizas y ornamentales vamos a cultivar en nuestro huerto urbano, lo primero que debemos de tener en cuenta es la variedad a plantar.


El huerto urbano nos da de partida factores limitantes como es la ubicación y con ella su microclima de la zona, su tipo de tierra (su profundidad de capa, sus características físicas y químicas…) la calidad del agua de riego, superficie cultivable, interrelación con el entorno, etc.


Por otra parte tenemos las fechas. Las estaciones del año marcan un calendario de plantación propio de cada lugar. El no respetarlo es poner tontamente en riesgo la correcta evolución del cultivo.


Por lo tanto, es muy fácil el entender que no todas las variedades nos van a responder igual.


¿Qué podemos hacer al respecto? Pues varias cosas como por ejemplo:

Visitar huertos cercanos y preguntar a aquellos agricultores que mejor cosecha tienen, qué variedades están plantando. Todos son buenos maestros.Asesorarnos adecuadamente en nuestro centro de jardinería de confianza.Documentarnos qué variedades son típicas o tradicionales de la zona donde nos encontramos.También podemos probar varias variedades y según el resultado del primer año ajustarlas mejor al siguiente.Saber que en el caso de las hortícolas, que no todas las variedades son aptas para su cultivo durante todo el año. Por ejemplo, en lechugas y dentro de un mismo tipo, las hay indicadas para invierno y para verano.

En la elección de las variedades adecuadas radica parte del éxito de nuestro huerto urbano.


Vía | floresyplantas.net

Sustratos para el huerto urbano

Los sustratos para el huerto urbano tienen dos variables muy diferentes. Una cuando se trata de huerto tradicional sobre tierra de campo y otra cuando hablamos de él en terrazas y balcones, donde las plantaciones se realizan en jardineras o contenedores.


Sustratos para el huerto urbano


En esta ocasión nos referimos a los sustratos para el huerto urbano en terrazas, áticos y balcones.


Si utilizásemos tierras de campo en nuestras jardineras y contenedores, al no poderse manipular con herramientas como lo haríamos en el campo, esta tierra terminaría por compactarse y dificultar seriamente el correcto crecimiento de las hortalizas plantadas en él. Sobre todo aquellas del grupo de raíz como las zanahorias, el rábano, la remolacha, etc.


Recordemos también que el manejo de la tierra de campo suele ser incómodo por su gran peso. En este aspecto, los sustratos preparados por empresas especializadas suelen ser mucho más ligeros.


Lo ideal en estos casos es utilizar sus sustratos ya preparados que los hay en diferentes composiciones y calidades. También es cierto que hay empresas fabricantes de sustratos que ya comercializan sustratos especiales para el huerto urbano.


En todos los casos, este concepto debe de analizarse con cuidado, ya que no será el mismo sustrato indicado para cultivar fresas, que pimientos. Mientras que en el primer caso podemos recurrir hasta a un sustrato de plantas de interior, en el segundo sería más recomendable hacerlo sobre un sustrato de plantas de exterior.


Pero por norma general, los sustratos de plantación y de plantas de exterior son los más indicados. Ya tienen una granulometría aceptable, son muy mullidos, fáciles de trabajar y están bien fertilizados. Tan sólo prestar atención si en su formulación llevan arcilla y de no ser así, aportarle un poco de esta materia prima ayudará notablemente a mejorar los resultados.


Por último, debemos de saber que en muchas ocasiones, el éxito de los sustratos para el huerto urbano está en su manejo. Debemos de estudiar su comportamiento en cuanto al riego y vigilar las temperaturas que pueden llegar a alcanzar como consecuencia del recipiente donde se encuentra y su exposición al sol de la terraza, ático o balcón.


Vía | floresyplantas.net