Todas las entradas de: flor

Cuida tus plantas suculentas con estos 5 tips

El término suculenta se refiere a todas las plantas que tienen un tejido carnoso donde acumulan agua en sus hojas y troncos. El subgrupo de los cactus en adición de compartir estas características, se distinguen ya que tienen espinas y nunca tienen hojas. Así que si la planta tiene espinas y pincha es un cactus, si la textura de la planta es suave y carnosa es una suculenta.

Las suculentas son un grupo de plantas muy fáciles de cuidar y ofrece una gran variedad de colores, texturas y formas, de manera que conquistaron a quiénes quieren acercarse a la botánica. Son muy versátiles ya que se pueden sembrar en grupos para hacer un llamativo arreglo o individualmente con el mismo efecto, y tenerlas tanto dentro como fuera de la casa. Pueden compartir el mismo espacio varias especies de planta, ya sea en macetas o en tierra, y el crecimiento de las mismas va a depender del espacio en el que vivan.

La variedad de suculentas es infinita y decora cualquier espacio de tu casa.

Cuidado de las suculentas:
-Agua: como provienen de áreas desiertas se han adaptado a sobrevivir con poca agua. Esto significa que no necesita regarlas muy a menudo. Riegue cuando la primera pulgada de tierra este seca. Son capaces de absorber la humedad del ambiente y retenerla en sus hojas, tallos y raíces. Durante los meses de frío no necesitarán mas de un riego cada quince días, mientras que en los meses de calor podemos aumentar la pauta a un riego por semana.

-Fertilizante: crecen bastante rápido y no requieren fertilizante como otras plantas. El hecho de que puedan crecer casi en cualquier sitio (ya sea en interior o en exterior) convierten a las suculentas en una apuesta genial para tener un pedacito de naturaleza en casi cualquier espacio.

-Luz: aunque necesitan mucha luz nunca someteremos a las suculentas al sol directo y mucho menos en verano. Sobre todo porque para poder mantener una correcta hidratación necesitan poder guardar las reservas de agua y la exposición directa al sol las deshidrata.

-Drenaje: Olvida el plato debajo! Que guarden bien el agua no significa que lleven bien estar encharcadas. Por eso mismo, es importante que las suculentas tengan un buen drenaje que permita eliminar el exceso de agua.

-Suelo: un suelo sencillo para una planta sencilla. No necesitan un sustrato rico en minerales, sino, más bien, un suelo pobre. Así que, para darle a nuestras plantas suculentas lo que necesitan, nada como plantearnos mezclar el sustrato con arena o con sustrato para cactus.

Planta de ruda y sus características


Es una planta perenne que no requiere condiciones específicas de cosecha, se mantiene siempre verde aun en los inviernos más rigurosos y prospera bien en terrenos secos.

Se venden en todas las florerías pero también podemos cultivarla mediante semillas plantadas en primavera o en verano, a 2 o 3 cm de profundidad, y la germinación tiene lugar a las tres semanas. El lugar elegido debe recibir mucho sol, puede estar en tierra, o en una maceta.

En caso de comprarla, debe ser una de cada tipo, ruda hembra y ruda macho para mantener el Yin Yang, ya que los opuestos se atraen.

Una forma fácil de diferenciar la ruda macho de la ruda hembra: la ruda hembra tiene hojas pequeñas y da flores amarillas más grandes y no tiene flores.

Cómo crear una huerta orgánica en casa

Llamamos “huerta” a un espacio de tierra con varios cultivos hortícolas, pero podemos empezar por uno solo, o por pocos, hasta lograr familiarizarnos con el o los cultivos.

Se puede comenzar a sembrar en macetas o en superficies reducidas de tierra (suelo). Hay que tener en cuenta que la tierra sea buena, negra o bien abonada, mullida y sin pastos o malezas que compitan por luz, agua y nutrientes con nuestro cultivo.

Los cultivos hortícolas son muchos (hay más de 40 especies que se consumen y cultivan como hortícolas). Si bien algunos los podemos agrupar por sus características similares en requerimientos de temperatura, luz, calor y agua, todos tienen alguna diferencia que hay que conocer para tener éxito en el cultivo y poder llegar a cosechar nuestras verduras.

Lo ideal es comenzar con cultivos cortos y rápidos (que de las siembra a cosecha no pasen más de 30 a 45 días), que la semilla germine fácilmente (hay semillas que son complicadas para germinar, ya sea porque las altas temperaturas inhiben la germinación como el apio, la zanahoria o el perejil) y que sean vigorosos y fuertes ante el ataque de patógenos.

Podemos comenzar una huerta con cultivos de hoja, y entre ellos la rúcula y la albahaca. Son dos variedades que se pueden empezar en cualquier época del año, necesitan agua, pero si les falta un poco sólo salen “menos tiernas” las hojas, se pueden cortar y rebrotan.

En tanto, en verano los cultivos ideales para empezar a practicar son los zapallos: no requieren cuidados, y con poco las semillas germinan muy bien y una vez emergidos ya no necesitan ningún cuidado, sólo un poco de agua. Lo unico que necesitan estas especies es espacio

En cuanto a las temperaturas, hay cultivos que requieren altas temperaturas, por eso los llamamos “cultivos de verano” como son el tomate, los zapallos, los ajíes, las berenjenas y los pepinos. Necesitan sí o sí altas temperaturas para llegar a dar frutos y son sensibles a las bajas temperaturas: con las heladas mueren.

Entre los cultivos de invierno se destacan el apio, los repollos, la zanahoria y el brócoli, aunque algunos están adaptados a altas temperaturas.